martes, 9 de febrero de 2010

Qué entusiasmo, Franco

Franco Battiato se ve obligado a hacer un play back entre abochornado y resignado, pero es tan genial y tan loco que la cosa acaba pareciendo uno de sus video clips.


19 comentarios:

  1. Fedro hace horas extra9 de febrero de 2010, 16:19

    No sé si me gusta más el momento en el que se tapa la boca, cuando mira el reloj o cuando saca la lengua, aunque por qué elegir, pudiendo no hacerlo.

    ResponderEliminar
  2. Sí, vaya repertorio. No sé por qué utilizan el papelillo ese como atrezo, teniendo un dromedario a un metro, pero bueno. Y tiene mucho interés que cuando vuelve la voz se destape la cara, para que le podamos ver mover los labios, cosa que no haría falta si cantase de verdad.

    Aunque sí que canta, se le oye en los coros.

    ResponderEliminar
  3. Cielos, qué mezcla de nostalgia y de mal rollo: con mi antiguo perfil, barbudo, me parecía a Osama y, rasurado, a Franco, y este trance del videoclip me ha traído todos esos desagradables momentos en que me hicieron cantar intempestivamente el PARA TI a capella en una comida o en algún espacio audiovisual, así como aquellos hórridos karaokes con Borsani por centros comerciales en los 90 (que volví a recordar en el presente siglo con la expresión estólida de Bill Murray anunciando coñac o aguantando las estupideces del presentador de EL HOLMIGUELO en LOST IN TRANSLATION).

    ResponderEliminar
  4. No sé a qué actriz (o algo) leí el otro día quejándose de la gloria. Ah, no me acuerdo. Ni gloria ni memoria tengo yo.

    ResponderEliminar
  5. Yo, como única gloria, a mi señora madre (que así se llamaba), y memoria, cada vez menos.

    ResponderEliminar
  6. El play back, la deshumanización del artista y su sometimiento público ante la reproducción mecánica de su obra, es el acto cultural, el género, la cosa, o anticosa, que mejor y más claramente expresó la posmodernidad y su doliente malestar y desconcierto.

    Fijaos que ya es casi tan raro verlo en televisión como una película en blanco y negro.

    Como ha recordado el zurdo, probablemente el género de los 90 fue el karaoke, donde la gente sí cantaba y suplantaba al artista.

    Lo que no tengo claro es cual es el género de hoy. A lo mejor el play back-karaoke del arte conceptual, donde la gente suplanta al artista pero tampoco canta, sólo posa.

    Vaya lío.

    ResponderEliminar
  7. El género de hoy a destruir: la mentira, la falsedad.

    El género de hoy a instaurar: búsquese en lo ancestral y mitológico, cuando le corten la cabeza (corrijan con el castigo), alégrese; cuando el pánico le absorba mientras duerme(castiguen con precisión), alégrese; cuando el veneno le queme la lengua (le duela ser), alégrese; cuando mi mano le rompa los huesos (diablos le desmonten), alégrese; ¡y cuando no, cúbrase! Entonces, si vuelve usted con la serpiente o con los ojos vacíos, cree.

    Así era y así será.
    Como sabemos, no hay balsa sin hacha y es fácil perder dedos.

    "De la instrucción", autor anónimo basado en Jámblico y en las viejas doctrinas sobre las cuales se permitía opinar Jámblico.

    ResponderEliminar
  8. Ojito con los de la Memoria Histórica, que pueden cerrar este blog de un plumazo sin mediación de la SGAE por el simple e inocente título de este post. Y todos saldríamos perdiendo, claro.

    ResponderEliminar
  9. Como un niño en un festival de cole, tiene cara de persona buena. Aparte de cuando mira el reloj, y se alegra de haber descubierto el recurso del papel sobre la cara (tapando la boca para que no se intuya lo que piensa ¡qué trago!), me gusta el ritmo: empieza serio y poco a poco se va creciendo, casi le da la risilla, sabe que está llegando al final. Hace los deberes obediente, pero me hubiese visto la cara de los que están con él. Esa situación es más embarazosa. Cuando presentas a alguien, p. ej. y tienes que estar en el estrado, al lado, mientras da la charla, y no sabes que cára poner, cómo mover las manos, y miras con cara atenta al que habla, y luego miras al público, y sonríes a alguna cara conocida, y casi te da la risa, y luego te pones serio, a la altura de las circunstancias, y coges la botellita del agua (que no sea jarra, con lo que pesa, no se vaya a caer), y bebes o haces que bebes porque se oye por el micro el ruidito. He visto un play back de Echo and the Bunnymen donde Ian MC ya ni se corta, él va por un lado y el sonido por otro, y encima con cara de malas pulgas. Pero me parece más elegante, genial como dices, e irónico, el papelón de Franco, Viva Franco.

    ResponderEliminar
  10. Miguel, el playback-karaoke ya lo usaron algunos de los más espabilados de entre los postmodernos: Lynch, Mondino. Pero tienes toda la razón, y tal vez el perfecto ejemplo del nuevo género sea el guitar heroes y otros juegos y concursos de "air guitar".

    Especies, precioso. Gracias. [Como te lo digo fuera, no te lo digo aquí. Y no está bien]

    ResponderEliminar
  11. Ay, gracias, Jacobo. Pronto volveré, quesque tengo mucho trabajo y no me da tiempo a nada.

    ResponderEliminar
  12. Si, probablemente lo sea

    ResponderEliminar

Comente.