sábado, 28 de febrero de 2009

Tyger! Tyger! burning bright

-¿Qué le importa una raya más al tigre?

La pantera se sonrió.


lunes, 23 de febrero de 2009

Trivial Pursuit, a la caza de la trivialidad

Bajaba por la calle del Barquillo y al pasar por el teatro veo un cartel que anuncia la obra que están representando como "Una tragicomedia urbana". Pero vamos a ver, ¿qué obra que se estrene a estas alturas en la calle del Barquillo puede no ser "urbana"? Sólo deberían molestarse en especificar cuando la tragicomedia representada fuera rural.

***

Luego voy a entrar en un chino y el acceso lo tapaba un tío en traje de chaqueta sirviéndose chuches en un platito de plástico. Como yo llevaba un bulto a la espalda, casi no podía pasar. Le digo perdón y se medio hace a un lado musitando "sí". Entro en la bastante apestosa tiendecilla, no encuentro lo que busco y tengo que salir otra vez. El señor ese sigue con sus regalices. Le digo otra vez "Perdón", y no se mueve y me dice "Nada, nada". Ya, ya sé que no te he hecho nada; cuando digo "perdón" te estoy pidiendo que me facilites la salida.

martes, 17 de febrero de 2009

Saber mirar

Que el mundo está lleno de novelas insinuándose para que las escribamos lo vuelvo a comprobar al leer en El Mundo (perdón, no pretendía hacer ningún chiste) una carta firmada así:


Manuel de la Calva y Ramón Arcusa. Bal Harbour. Florida (EEUU)

***********************************

Y de paso, aunque ¿cuándo no viene Brel al caso?



*************************************
Como me imagino que este post no se entiende nada, aclaro que en la imagen de dos españoles setentones escribiendo juntos una carta al director inclinados sobre el ordenador en un pueblo de la lejana Florida he entrevisto una hermosa elipsis, que la mencionada novela vendría a rellenar.

Anagrama amarga, na (da que no vayamos a hartarnos de ver a partir de ahora)

Estaba en una librería echando un vistazo y de repente detecto algo que me desagrada. ¿Qué es esto? Un cambio de tipografía en los compactos de Anagrama. Lo han hecho en las ediciones de enero de 2009, y dan una sensación grimosa, como de logotipo penosamente copiado, como cuando uno relee un cuento que conoce y los personajes tienen otro dibujante. El falso Mickey Mouse. No me extrañaría que dentro hubiera faltas de ortografía, ni que faltara algún capítulo.

Como estoy obsesionada con la crisis y el carpetazo de Occidente, no he podido dejar de pensar que este cambio está relacionado con estos desplomes; puede que (el cambio)sea como una viuda cuya nueva ropa de luto no es más pobre, sólo menos alegre que la que solía llevar, porque la vida ya no puede ser como era antes; a lo mejor tiene más que ver con los sucedáneos con los que nos vamos a tener que conformar a partir de ahora, y ya que no nos podremos permitir lo auténtico, nuestros proveedores se han decidido a fabricar ellos mismos las falsificaciones que sustituirán sus auténticos productos.

miércoles, 11 de febrero de 2009

lunes, 9 de febrero de 2009

Uno sabe lo que va a pasar

Uno sabe lo que va a pasar

Sabe cuando cierra la puerta y baja las escaleras soleadas
que subió horas antes con luz nocturna y necesaria

que la impresión alegre y optimista
que le hace sentir como ajeno el pecho
es producto del sueño insuficiente

O del modesto entusiasmo, propio de un perrillo simpático, que despierta en nosotros que alguien, después de todo, nos escuche –aunque para eso hayamos tenido que decir cosas que no creemos, que nunca hemos pensado

Uno sabe que no presagia nada
esa impresión que se acaba en sí misma

Pero entonces cuando se da cuenta de todo eso por la calle
después de un instante de desaliento
descubre uno en el pecho una alegría de otro color
que es la producida por la certeza repentina
de que este y no otro es el engranaje del mundo
que está hecho sólo para que las ruedas sigan girando
y que a todos los perros les acaricien la cabeza con cariño
al menos una vez

Y que a todos los perros nos hayan acariciado el cogote con cariño
al menos una vez

***

Uno sabe lo que va a pasar

Pero por vergüenza
por terror
o por aburrimiento
o por no ponerse pesado
continúa con la farsa y la saca adelante
y la alimenta y a veces le encuentra una gracia o una función inesperada
y acaba por hacer de ella todo un hombrecito

Uno sabe que es todo una inconsistencia
que la casa en la que anunciamos que vamos a vivir está ya cayéndose
y la fachada del otro lado está toda desmoronada

Pero cuanto más audaz es la trola que contamos
más tranquilos nos sentimos
y más nos da la sensación de que el tener que mentir y disfrazar
nuestra oscura intuición
nos ha acercado a otra cosa
nueva e insospechada
que nunca mencionaremos,
porque al ser consistente en sí
no le sirven de nada nuestros piadosos adornos

***

Uno sabe lo que va a pasar

Pero le da tanta pena que las
cosas tengan siempre
no que torcerse
sino quedarse sin fuelle de repente
como un globo en cuya rutilante superficie habíamos pintado ojos
y al pincharse el trazo
se ha vuelto grueso
y la proporción que despreocupadamente
habíamos aplicado se ha quebrado


que decide, sin pensárselo mucho, que hay que hacer algo por
las situaciones de potencia defectuosa, por los planes que no van a salir, por
las promesas que eran sólo una ilusión, pues ellos por sí mismos
no saben defenderse,
y entonces nos referimos a ellos como a algo
en lo que tenemos puestas grandes expectativas
nos preocupamos en resaltar aquellos de sus atributos
que no dejan espacio para dudar de que la cosa saldrá
hay que dejarlo bien claro para que nos oigan y adquieran confianza
“veo a Nicholas Cage en ese papel,
hará un gran personaje derrotado y glorioso”
y al final se redime de forma paradójica
pues la paradoja es la forma en la que se nos presenta el mundo
y todas las cosas sagradas que pasan en él
han por fuerza de quedar influidas
por

Todas estas palabras aturden a las débiles
acciones que no llegan a nada
y les proporcionan entusiasmo por un momento

Y decir ametralladoramente todas esas palabras, que son una mentira pero nada indigna
nos salva a nosotros de la pena