viernes, 25 de julio de 2008

Escenas matritenses

Esto lo he presenciado hoy: Un pakistaní está vendiendo abanicos por la calle, igual que cuando llueve venden paraguas plegables. Han pasado dos señoras como de setenta años y como el vendedor ambulante le ha ofrecido su mercancía,

Señora 1: (Al vendedor pakistaní) ¡Si soy española! (Al mundo) ¿Qué abanico! (A su amiga) ¡Estoy harta!

22 comentarios:

  1. Elemental, los abanicos son patrimonio de los españoles y es mucha osadía que te los ofrezcan unos extranjeros. Es como si se hubieran apropiado de nuestro patrimonio.
    ¡ay.......!
    Eso es lo que me parece que ha querido decir la señora.

    ResponderEliminar
  2. así que el pasquitaní se apropia de tu patrimonio, eh. O como si se hubiera apropiado de tu patrimonio. Y además los abánicos son patrimonomde los españoles , eh!!! Permíteme que me ría, anónimo. Quizá debieras hablar de abanicos con los japoneses y con unos cuantos cientos de millones de habitantes de los mares del Sur. Y desde luego, cuidado con comprar arroz! y kiwi!!! y maíz!!! y frijoles!!! No sea que te estés apropiando verdaderamente del lejano patrimonio de alguien!!! JA JA JA UJA JA JA JAAAA JUA JUA

    ResponderEliminar
  3. me gusta este blog. Veo veo

    ResponderEliminar
  4. Esta bien que nos cuentes lo que ves, otros te vigilan a ti. http://www.elconfidencialdigital.com/Articulo.aspx?IdObjeto=17163

    ResponderEliminar
  5. ¿Piensas que he contado lo que veo?

    ResponderEliminar
  6. sin duda me confunde con otro. Una lástima para usted

    ResponderEliminar
  7. Perdón, me había quedado dormida debajo de un árbol después de beberme una bota de vino. Cuánta gente nueva y qué heterogeneidad.

    La señora tenía muy mala leche, la escena era graciosa, el pakistaní se diría "¿y a mí qué me cuenta?".

    Me alegro mucho, don Cátulo.

    tocameroque, lleva el nombre de mi casa, supongo.

    ResponderEliminar
  8. Artista de Mierda28 de julio de 2008, 1:00

    Caballeros, que el multinick está muy feo, y se lo digo yo que lo he hecho muchas veces.

    ResponderEliminar
  9. Gracias especies por tus trozos de mundo a los que procuro asomarme cada vez que puedo. Para mi, como para muchos otros, son depieces del mundo que ponen en evidencia la delicada personalidad de su especie.
    Pero hay algo que me asombra más: esto es su paciencia, neutralidad y templanza para responder a tanto absurdo.
    Desconozco el funcionamiento de los blogs, y supongo que se trata de una lista que no puede ser revisada.
    Lástima... ¡eh aquí otro despiece del mundo¡: el de los soeces, outsiders del propósito, y otros; todos ellos muy orgullosos de su propia conciencia de originalidad, pues lo extravagante del asunto consiste en su propia conciencia, no en sus manifestaciones.

    Por favor... to be continued a pesar del tórrido verano.

    I'misis mi

    ResponderEliminar
  10. Al artista y a imi les agradezco mucho sus palabras.

    ResponderEliminar
  11. ¿Dónde están los soeces y etc. etc? El único comentario que arremete contra alguien aquí es el suyo, Imi!

    ResponderEliminar
  12. pues yo sólo quería jugar al veo veo

    ResponderEliminar
  13. soez.
    (De or. inc.).
    1. adj. Bajo, grosero, indigno, vil.
    RAE dixit.
    El que tenga oídos que oiga y el que no pues que se esmere y se los ponga a punto.

    Bueno, pues para mi la palabra soez tiene además otro sugerente significado: es decir aquello que está debajo de la hez, es dicr la cosa escatológica.
    ¡Jo que fuerte! quizá me he pasado... pero bueno soy mayor y también de una extravagante sensibilidad (extra vagante: es decir que vago, mudo y recorro las cosa de una manera extra... en el sentido publicitario de "por demás", "además", "gratis", etc: "extra de queso", etc., es decir: sobra.

    Bueno gracias especies, otra vez, por dejarme escribir tonterias.
    Besos:

    I'misis mi

    ResponderEliminar
  14. No veía nada.
    Salí del mar y me apeteció jugar al veo veo, pero no veía nada. Ni siquiera cielo o arena. Nada de nada. Sólo recuerdo querer jugar al veo veo y tener mucha fuerza.
    ¿Le gusta el veo veo, especies?

    ResponderEliminar
  15. Imi, la palabra que usted necesita es REFLEXIO

    ResponderEliminar
  16. Hay que ver que complicada está la vida del pequeño empresario, con las historias de patrimonios propios o comunes y globalizaciones hasta de los abanicos. Miedo me da teclear estas líneas en un aparato patrimonio de los chinos, que son los que se curran todas estos mecanismos.
    Especies, esta entrada se le ha vuelto confusa, de tanta punta que le sacaron sus admiradores.
    Imi, gracias por volver para puntualizar con su habitual rigor; temí durante un tiempo que los osos le hubieran sumido en el hartazgo.

    ResponderEliminar
  17. Pero qué punta ni que ocho poyas! Anthisio, que por cierto, ¡menudo nombre el tuyo! ¿De dónde viene?

    ResponderEliminar
  18. gran elocuente, mi nombre viene de la inclusa de Macao.
    Yo siempre oí:"...ni qué ocho cuartos", pero me gusta mucho su versión corregida y aumentada de "cuarto y mitad"

    ResponderEliminar
  19. Oh! Celebro mucho que no se ofendiera por mi expresión y que, lejos de ello, le llamase la atención. La verdad es que llegué un poco borracho a casa y me dejé llevar, tal y como, por otra parte, suelo hacer. ¿Puede, por favor, aclararme lo de inclusa de Macao? No me apetece ponerme a investigar. Estoy cansado y me duele la espalda y los bancos me llaman para preguntar por su dinero (suyo de ellos). Por lo demás, vivo bien; pero por favor, acláreme lo de inclusa y Macao.

    ResponderEliminar
  20. gran elocuente: la inclusa es un establecimiento de beneficencia donde se acoge a niños abandonados y huérfanos sin parientes conocidos que les puedan atender y Macao es un territorio chino situado junto a hong Kong, a modo de Venecia oriental que fué colonia portuguesa hasta finales del siglo pasado. Bien es verdad que puede que todo sean sombras al fondo de la caverna platónica, que coloreamos para poder trucar nuestra propia memoria.
    No se preocupe demasiado por nada, yo también suelo usar la misma medicina que usted para torear al desconcierto. Vigile su espalda y hable poco con los bancos

    ResponderEliminar

Comente.